Recordada Cantante Lírica y Maestra de Canto

Biografía

 

“Rosa María Isusi, soprano lírica, conocida y querida, sobre todo, por haberles puesto el cuerpo y la voz a tantas canciones de la música de cámara española” Fuente: Diario La Nación

Rosa Mary, como la llamaban los más allegados, nació en Algorta, cerca de Bilbao, el 14 de noviembre de 1928. -Rosa Mary siempre fue un personaje. A mí me trataba como a la hija que no tuvo porque me llevaba 14 años y, para ella, yo siempre era “la nena“- Recuerda su hermana María Jesús Isusi.

Su padre y su madre eran músicos y pertenecían a seudos coros; desde siempre en la casa se sintió la música, siempre se cantó. Después de la guerra civil, al morir su padre, a fines de 1946, Rosa Mary, con 18 años, junto a su madre y a su hermana vinieron a la argentina ya que aquí vivían sus tías.

Ella cantaba como los dioses pero, la realidad del momento le impulsó trabajar en unas oficinas como empleada. Su inteligencia, su fuerza y dedicación al trabajo hizo que se convirtiera, en los años cincuenta, en una ejecutiva de la empresa Dow Química, algo que para aquella época no se veía con mucha frecuencia que una mujer llegara tan lejos en una compañíaEn una fiesta de la empresa, le insistieron para que cantara. Allí estaba presente el Director General que, al oírla, inmediatamente le concedió una Beca para que estudiara con el Maestro alemán Otto Berguer, quién en tres años la convirtió en una Wagneriana que rompía cristales con sus agudos.

De alguna manera se relacionó con el mundo de la Zarzuela y, cuando la escucharon cantar, le propusieron en 1962 debutar con el personaje principal de “La Dolorosa” en el viejo teatro Avenida escenario en el que actuó innumerables veces y donde hace pocos años se le realizó un homenaje a su trayectoria.

Rosa Mary ya se había casado y dejó su empleo para dedicarse con alma y vida al canto. Ganó varios concursos en el Teatro Colón y tuvo contratos en este mismo teatro. –No fue directora del Colón pero, en el fondo, a ella le gustaba ser “la Reina de la Zarzuela” porque aparte de actuar, cantar y bailar, se divertía a lo grande (aunque escucharla cantar “Tosca”, ponía los pelos de punta)- Recuerda su hermana.

Junto con “La Dolorosa” fueron también grandes éxitos “Luisa Fernanda” (dirigida por su autor, Federico Moreno Torroba, en 1980, en el teatro Opera), “Gigantes y cabezudos”, “La Revoltosa”, “Doña Francisquita”, “La Rosa del Azafrán” y “La Verbena de la Paloma”, donde compartió cartel con Jorge Luz en el teatro Astral y luego en la versión televisiva.

Además de encabezar innumerables temporadas de zarzuela, en los años 1969 y 1970, actuó en el musical “La Novicia Rebelde” junto a José Cibrián y Violeta Rivas, en el viejo teatro Cómico. También en 1970 presentó “Rosamari no canta zarzuela”, donde daba rienda suelta a un amplio repertorio.

Mientras estuvo en los escenarios, nunca dejo de estudiar, investigar el por qué y cómo de la voz humana, las distintas escuelas de canto y se hizo una especialista en el tema.

Cantó en Córdoba, Rosario, en el Teatro Colón, en el San Martín y el Solís de Montevideo. Recibió muchas ofertas del exterior, sobre todo España, pero como nunca quiso separarse ni un día de su marido con lo cual, como él trabajaba, era imposible aceptar. Dio conciertos por televisión y cantó en la radio Municipal. De joven, antes de dedicarse al canto, ganó un concurso de radio.

Cuando decidió que tenía la edad adecuada, dejó los escenarios y se dedico a perfeccionarse como maestra de canto. Cuando se reinauguró el teatro Avenida, el Gerente, el Sr. Alonso, le propuso crear Escuela de canto, dirigir, una especie de “factótum”. Allí estuvo unos años y después se quedó como presidenta de la Asociación Coral Lagun Onak y con algunos alumnos particulares.

También en diferentes años, la embajada española le concedió tres premios por su contribución a la difusión del Arte Español en Argentina. Los homenajes los hicieron en el Salón Dorado del Teatro Colón.

“Admirada y muy querida. Además de su talento como artista, hay que recordar su profunda calidad humana y su generosa sensibilidad.”  Fuente: Diario La Nación

© 2008 All rights reserved.

Haz tu web gratisWebnode